I+D+i

Seguridad, confort y visión son los tres conceptos en los que se basa la filosofía de NZI Helmets. El casco no sólo tiene que proteger la cabeza ante un impacto en el caso de un accidente, sino que también debe ofrecer facilidad de uso, tiene que ser práctico y cómodo y tiene que proporcionar una buena visión; si combinamos todos estos factores podremos conseguir que la experiencia de conducción sea tal que el conductor pueda concentrarse en la conducción mediante la eliminación de los factores que pueden ocasionar estrés. La innovación tiene como objetivo la mejora de los elementos de seguridad activa y pasiva que debe reunir un casco. Para ello, junto al desarrollo de materiales para la carcasa y el relleno de protección, NZI Helmets ha creado sus propias normas internas para evaluar la ergonomía de un casco, confort térmico y acústico y la calidad de la visión. En nuestro departamento de I+D+i investigamos continuamente para lograr mejoras constantes en todos los aspectos que contribuyen a la seguridad que debe proporcionar un casco:
Seguridad pasiva: minimizar lesiones en caso de accidentes Resistencia estructural para soportar los esfuerzos que sobre- vienen durante un accidente Elementos de seguridad adicionales e innovadores: pantallas termoformadas más resistentes a la rotura, incorporación de airbag al casco.
Seguridad activa: crear las condiciones y sistemas de ayuda para prevenir el accidente.

  • Ventilación: una buena ventilación permite mantener la temperatura de la cabeza a niveles aceptables proporcionando confort y evita el exceso de acumulación de CO2 que perjudica los tiempos de reacción del conductor.
  • Acústica: un correcto tratamiento acústico del casco evita niveles de sonorización elevados en los oídos del conductor y protección del sistema auditivo, especialmente en recorridos largos.
  • Aerodinámica: fundamental para descargar las cervicales del peso del casco y del empuje del aire.
  • Estabilización de la temperatura: para asegurar que el entorno de la cabeza se mantenga cerca de los 37º en el interior de los cascos NZI se emplean fibras que contienen nanoesferas rellenas de un material capaz de cambiar de fase, de forma que absorben el calor cuando es necesario para liberarlo cuando se necesita, minimizando así las oscilaciones térmicas en la piel del usuario.
  • Ergonomía: para agilizar al máximo el manejo incluso con guantes o una sola mano de algunas partes del casco, como por ejemplo los mecanismos de ventilación o de apertura/cierre del visor. Finalmente un estricto control de calidad en el proceso de producción de los cascos garantiza el cumplimiento de nuestros standards, además de las normativas obligatorias. La validación final de producto se consigue a través de pruebas de pilotos de miles de kilómetros antes de su comercialización.